Marruecos equipará 600 mezquitas con energía solar y lámparas LED

Marruecos equipará 600 mezquitas con energía solar y lámparas LED

Un acuerdo entre instituciones marroquíes y alemanas permitirá realizar la actualización energética de 600 mezquitas en Marruecos. Las instalaciones estarán equipadas con iluminación LED, sistemas fotovoltaicos y calentadores de agua solares. Aunque ha tardado mucho tiempo en reaccionar, el gobierno marroquí parece que empieza a dar señales de que finalmente regulará una tarifa para la energía solar conectada a la red.

La alemana Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit [GIZ] ha anunciado que en nombre del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo [BMZ], apoyará a sus socios marroquíes en la ejecución de un acuerdo de 2014 para el desarrollo de las mezquitas “verdes” en Marruecos.

El programa denominado Eficiencia Energética en las Mezquitas, comenzó el año pasado y se extiende hasta marzo de 2019, con una inversión de € 5 millones. Su objetivo es mejorar la eficiencia energética de las mezquitas de Marruecos lo cual se traducirá en un ahorro significativo para el Ministerio marroquí de Asuntos Religiosos, que paga las facturas de electricidad de 15.000 mezquitas en todo el país.

El objetivo principal del programa es “aumentar la conciencia pública de las energías renovables y la eficiencia energética en Marruecos y para crear puestos de trabajo”, dijo la GIZ. “La idea es usar las mezquitas como punto de partida para la difusión de estas tecnologías, mediante la creación de un mercado de servicios privados en el campo de la eficiencia energética que posteriormente podría ampliarse hacia otros edificios públicos en sectores como la educación o la salud”.

La creación de un mercado de energía renovable y eficiencia energética requiere de empresas nacionales que proporcionen estos servicios. “De hecho la demanda de servicios en esta zona sigue siendo baja, y sólo unas pocas empresas locales los proporcionan, a menudo con una mano de obra que carece de los conocimientos necesarios para planificar, instalar y mantener adecuadamente las plantas”, dice una nota de la GIZ. Por esta razón el diseño del programa se basa en “contratos de ahorro de energía”, lo que significa que las empresas marroquíes asumen los riesgos económicos y técnicos de las instalaciones.

Este tipo de servicios que se les proporciona se pagarán con los ahorros que se logren. Por su parte la GIZ apoyará el diseño de programas de formación en materia de energía renovable y eficiencia energética proporcionando los conocimientos técnicos, de gestión y de comercialización a los profesionales y empresas marroquíes. El mismo criterio utilizado en el programa de eficiencia energética en las mezquitas se extenderá a continuación a otros sectores, en un esfuerzo por crear un mercado sólido.

Tales programas innovadores son siempre bienvenidos, pero Marruecos ha sido muy criticado por algunos observadores como un país que tiene un objetivo muy ambiciosos de energía renovable, pero ofrece muy poco apoyo político para alcanzarlos.

En el caso de la energía solar distribuida, Marruecos nunca ha tenido un esquema de remuneración, ya sea una tarifa de alimentación [FIT], medición neta o un esquema de autoconsumo en su lugar. Y si bien el programa en las mezquitas impulsará la conciencia pública y la visibilidad de la tecnología solar fotovoltaica, es igualmente importante establecer un marco de política de remuneración que alienta a los inversores.

El gobierno marroquí parece que finalmente despejará los obstáculos regulatorios para el desarrollo de la fotovoltaica antes de la próxima cumbre del clima COP22, que se celebrará en Marrakech en noviembre. Esto podría incluir disposiciones para que los hogares y propietarios de edificios puedan ver retribuida la electricidad generada por los sistemas fotovoltaicos en la azotea.

Sin embargo críticas similares se aplican al sector fotovoltaico a gran escala en Marruecos. El país ha instalado un número muy pequeño de sistemas fotovoltaicos, alrededor de 20 MW de potencia, y hay algunos planes para más instalaciones fotovoltaicas, pero no hay un esquema de retribución.

Marruecos ha establecido una estrategia nacional para cubrir el 42% [aproximadamente 6 GW] de su demanda nacional de energía en 2020 a través de fuentes de energía renovable, de los cuales un 14% [2 GW] será la energía solar, incluida la termosolar.

13/Setiembre/2016

José Antonio Roca

www.elperiodicodelaenergia.com

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 + Diez =